Emaús Europa

Los campamentos: juventud implicada y nuevas vocaciones

Los campamentos de verano son una parte esencial del Movimiento Emaús desde los años 60. Estos encuentros le han dado forma al movimiento hasta ser lo que conocemos hoy y han sido el punto de partida de numerosas «vocaciones» en el seno de Emaús. Repasamos el funcionamiento de estos momentos de convivencia y solidaridad.

Antes de repasar la historia de los campamentos de verano, ¿qué iniciativas se le han propuesto a los/as jóvenes en 2024?

Un año más, numerosos grupos en Europa y Francia abren sus puertas a aquellos/as jóvenes que quieran apuntarse.

Es el caso, por ejemplo, de Emaús Lisboa, que propone una inmersión de dos semanas en el seno de su comunidad, entre el 1 de julio y el 1 de septiembre. En el programa encontraremos momentos para compartir la vida comunitaria con los compañeros y compañeras de Emaús y la participación en las actividades económicas de la asociación: recogida de donativos, clasificación de stocks, gestión de las tiendas, upcycling, jardinería… Este año, Emaús Lisboa también organiza un Festival Solidario durante todo el verano: cada grupo voluntario se implicará de forma activa para poner de relieve las causas olvidadas. El broche de cada quincena será un concierto (set de DJ, jam sessions…). Implicarse en un proyecto solidario no solo supone darle sentido a lo que hacemos, sino también compartir momentos inolvidables.

Otros grupos Emaús, en Italia, en Bélgica, en Bosnia-Herzegovina o en Francia organizan campamentos de verano durante todo el período estival.

¿Cómo saber más y cómo postularse o inscribirse a un campamento?

En el caso de los campamentos de verano fuera de Francia, todas las iniciativas de los grupos aparecen en la página web de Emaús Europa dedicada a esta temática. Si es en Francia, toda la información se encuentra en la página web de Emaús Francia. Y si necesitáis algo más, ¡siempre podéis contactar con Emmanuel!

¿Cómo nacieron los campamentos de verano?

Es imposible separar el crecimiento del Movimiento Emaús en el mundo del desarrollo de los campamentos de verano. Estos dieron comienzo en los años 60 en Normandía, con el fin de movilizar a la juventud en la lucha contra la precariedad.

En lo que dura el verano, estos «campamentos internacionales» funcionan como auténticas comunidades Emaús: recogida de donativos, puerta a puerta, clasificación, reparto y reventa de bienes de segunda mano. Los campamentos de verano de aquel entonces contaban con la particularidad de que los organizaban de forma voluntaria los/as jóvenes para los/as jóvenes y «partiendo sin nada» (sin presupuesto), consiguiendo beneficios que se redistribuían en beneficio de proyectos solidarios en el país y a nivel internacional, mientas que otra parte se destinaba al desarrollo de nuevos proyectos Emaús. Asimismo, daban la posibilidad de crear un fondo y un grupo de voluntarios/as para formar un comité de amigos o una comunidad en un lugar nuevo.

Alentados por el Abbé Pierre, estos campamentos internacionales juveniles permitieron rápidamente reunir a miles de jóvenes de muchísimas nacionalidades diferentes, en Francia, pero también en Italia o Dinamarca. Y en 1972, el campamento que tuvo lugar en Bourgogne reunió a 4 500 jóvenes de 44 nacionalidades, entre junio y octubre.

Era habitual que, como resultado de un campamento internacional, jóvenes que habían descubierto así Emaús se convirtieran en responsables de una nueva comunidad o que encontraran el amor de su vida. Poco a poco, estos campamentos permitieron la creación de nuevos grupos, en Francia y en el extranjero.

¿Es peligroso participar en un campamento de verano?

¡Muy peligroso! Aún hoy en día, existe un riesgo para nada desdeñable de acabar inmerso en la galaxia Emaús y dedicar la vida (o al menos una buena parte) a la lucha contra la pobreza y la exclusión, como resultado de un campamento de verano, dándole así un sentido a la vida a largo plazo.

En efecto, tras haber vivido una primera experiencia durante un campamento de verano, muchos y muchas jóvenes decidieron implicarse más aún, hasta llegar a fundar una comunidad de vida Emaús o un comité de amigos.

A buen entendedor… ¿Nos vemos allí?

DESCUBRIR LOS CAMPAMENTOS DE 2024

Actualidad Campamentos de verano
Campamentos internacionales de jóvenes en Dinamarca, 1969.

Campamentos internacionales de jóvenes en Dinamarca, 1969. Foto de los archivos del Abbé Pierre y de Emaús Internacional, conservada en los ANMT (Roubaix).

ELECCIONES EUROPEAS: UN DESAFÍO CRUCIAL PARA EMAÚS

Entre el 6 y el 9 de junio de 2024, la ciudadanía de la Unión Europea elegirá a los/as diputados/as que les representarán en el Parlamento Europeo durante los próximos 5 años. Estas elecciones determinarán en gran medida cómo será la Europa de esos años.

Emaús se moviliza

Con el objetivo de sensibilizar acerca de los desafíos que afectan a nuestras actividades y valores para las elecciones europeas, Emaús Europa se ha implicado en diferentes planes, con el fin de concienciar sobre estas elecciones y su importancia para Emaús.

  • Nuestros grupos abren sus puertas a los/as candidatos/as que deseen descubrir nuestras actividades. Les invitamos a visitar nuestros locales, a comprender nuestro trabajo y a saber reconocer los desafíos a los que hacemos frente.
  • Emaús Europa ha redactado dos documentos sobre su postura, que incluyen nuestras recomendaciones en cuanto a la acción para el próximo mandato y que, de igual modo, presenta un desplegable para movilizar al mayor número posible de personas.
Propuestas generales – versión corta Propuestas detalladas – Versión larga

 

Europa como nivel de decisión esencial para las actividades de Emaús

Las políticas de la Unión Europea (UE) desempeñan un papel determinante en nuestro día a día, teniendo influencia, entre otros, sobre la moneda, nuestra circulación entre países o nuestra agricultura.

En el caso de Emaús, prácticamente toda nuestra actividad se ve influenciada por las leyes europeas.

La UE, Emaús y la Economía circular, social y solidaria

Las políticas europeas desempeñan un papel crucial en las actividades cotidianas de los grupos Emaús, sobre todo en lo que respecta a la recogida, clasificación, reempleo y reciclaje. Las directivas de la Unión Europea sobre la gestión de desechos incluyen en su marco la recogida y la clasificación, afectando así tanto al porcentaje de reempleo que se puede realizar en el país, como a nuestras prácticas. A modo de ejemplo, la recogida selectiva de textil será obligatoria en todos los países de Europa en 2025. Emaús Europa aboga por un lugar destacado en sus políticas para el reempleo y los actores de la Economía social y solidaria.

La UE, Emaús y la lucha contra la pobreza y sus causas

A pesar de que la Unión Europea no puede intervenir directamente en las políticas sociales de sus Estados miembros, esta ha reforzado hace poco su marco legislativo con el fin de promover los derechos sociales. Esto es así con miras a fomentar una convergencia de las políticas nacionales y a movilizar los recursos financieros necesarios. Por ejemplo, la UE adoptó un Pilar europeo de los derechos sociales, acompañado de un plan de acción ambicioso, sobre todo en cuanto a la lucha contra el sinhogarismo y a establecer un salario mínimo. Emaús Europa está muy comprometido con la Red europea antipobreza (EAPN) y milita para garantizar a todo el mundo el acceso a la protección social y a un ingreso mínimo que represente, al menos, el 60 % del nivel medio de vida en cada Estado miembro. La UE puede actuar en otros ámbitos relacionados con las causas de la pobreza, como pueden ser el acceso a la energía, a la sanidad, a una vivienda digna o incluso al mundo digital. Véase el Pacto verde europeo que apoya las políticas de renovación energética de los edificios; nosotros actuamos para que se beneficie en primer lugar a las personas más pobres.

La UE, Emaús y la acogida de personas exiliadas

Una de las grandes responsabilidades de la Unión Europea es la de las políticas migratorias. Tiene influencia directa en la gestión de las fronteras y en cómo a las personas exiliadas se les acoge, se les trata y se les integra en las sociedades europeas. Por desgracia, durante estos últimos años, la UE ha orientado sus políticas a reforzar el cierre de sus fronteras y a la no acogida de las personas exiliadas. Este desastroso rumbo político acarrea consecuencias dramáticas para la vida de estas personas que llegan a Europa. Emaús se opone firmemente a este enfoque político y defiende la libertad de circulación y nuestra visión de acogida incondicional.

 

La extrema derecha: una amenaza para las actividades de Emaús en Europa

Existe una preocupación mayor en cuanto al auge de los partidos de extrema derecha, que representan una seria amenaza para organizaciones como Emaús, en concreto en lo referente a la acogida incondicional, pero también para nuestras actividades de lucha contra la precariedad. Es crucial que nos resistamos con firmeza a la influencia de partidos que se caracterizan por el racismo y la xenofobia, que enfrentan a los pobres contra los pobres.

 

¿Sois miembros de Emaús Europa? No dudéis en consultar las novedades de la página específica para las elecciones europeas en nuestro espacio miembro.

Contactos
Manon Gaham, encargada de incidencia política y sensibilización: manon.gaham@emmaus-europe.org
Eve Poulteau, delegada general: eve.poulteau@emmaus-europe.org
Actualidad Defensa de los derechos humanos / Migraciones Economía circular y solidaria / Ecología Lucha contra la miseria / Solidaridad Unión Europea

Los colectivos geográficos: un momento importante en el año para Emaús

En marzo de 2024, se celebraron dos encuentros importantes que marcan el calendario de los grupos Emaús europeos: el Colectivo Polonia-Ucrania y el Colectivo Rumanía. Emmanuel Rabourdin, responsable de solidaridad, nos habla sobre estas reuniones que han permitido abordar, principalmente, este espinoso asunto acerca del modelo económico de los grupos en estas regiones y en lo que respecta a los desafíos a los que se enfrentan, ya sean políticos, económicos o jurídicos.

¿Por qué abordar la cuestión de la autonomía económica de los grupos Emaús de Europa del este?

Son varios los elementos que nos han llevado a abordar esta cuestión de forma colectiva con los grupos.

En primer lugar, la invasión de Ucrania a gran escala perpetrada por Rusia ha dado lugar a un gran número de cambios económicos en la región: inflación, sensible aumento de los precios del carburante y la energía, aumento de las desigualdades…

Estas consecuencias han tenido efectos directos en los grupos de Europa del este, ya que la mayoría de ellos basan su modelo económico en los transportes solidarios enviados por los grupos de Europa occidental. Hay que empezar a reflexionar con el fin de evitar la «dependencia» de la solidaridad, manteniendo un vínculo fuerte con los grupos Emaús que envían transportes, lo cual fue uno de los grandes retos de estos colectivos.

Por último, y es cierto sobre todo en el caso de Rumanía, el envío de transportes solidarios se ha visto gravemente afectado en los últimos meses, debido al recelo de las aduanas rumanas. Sin ningún tipo de fundamento jurídico (y por ello, sin dar pie a impugnar la decisión con una base justificada), la aduana rumana devolvió varios camiones Emaús, alegando que el país no tiene como objetivo acoger los «desechos» de Europa occidental. Los motivos alegados: tejidos arañados en los muebles, sábanas (para proteger los muebles) que no habían sido desinfectadas… Este período, que está en proceso de resolverse, ha demostrado lo frágil que es un modelo que se basa, en esencia, en los transportes y la necesidad de que los grupos desarrollen nuevas actividades económicas, aprovechando las oportunidades a nivel local.

¿Quieres decir que habría que dejar de enviar transportes a los grupos del este?

No, simplemente constatamos un hecho; no es suficiente, pero sabemos que los transportes siguen siendo esenciales para estos grupos. Además, evitan que se destruyan muebles de buena calidad que no se venden en Europa occidental, pero que son muy populares en Europa del este. También dan pie a importantes momentos de intercambio entre grupos.

¿Han permitido los colectivos abordar las perspectivas de evolución para los grupos?

¡Por supuesto! Existen soluciones y los grupos ya las han interiorizado. En Polonia, la colecta/recogida de donativos está evolucionando y cada vez tiene un papel más relevante en la actividad económica de los grupos. Por otro lado, algunos ya han comenzado a diversificar su modelo económico, abriendo una pizzería, como en Lublin, donde aplican su saber hacer puntero en la restauración de muebles antiguos, como en  Brat Albert.

En Rumanía, el grupo de Satu Mare tiene en marha desde hace dos años nuevas actividades económicas: la creación de paños de uso industrial destinados a las empresas y la creación de un taller de costura, confeccionando sobre todo tote-bags. Puesto que se les reconoce como unidad protegida (más del 50 % de sus empleados son personas con discapacidad), ambas actividades están dirigidas, sobre todo, a empresas de los sectores público y privado: la compra de productos que vienen de unidades protegidas permite a las empresas beneficiarse de ayudas del Estado.

En Iași, el grupo se anima también con el moldeado de adoquines de cemento y con la forja, además de sus actividades agrícolas y de su granja en Popești.

Los dos colectivos han permitido establecer las necesidades en lo que cuanto al acompañamiento de los grupos hacia esta transición económica. Por supuesto, no se trata de ponerle fin al programa transporte, que se traduce en una solidaridad interna del Movimiento Emaús y que va más allá de lo material. Asimismo, los grupos aún necesitarán esta forma de solidaridad en los próximos años. El objetivo principal era tratar las directrices para diversificar sus actividades y reforzar esta autonomía, siguiendo las resoluciones de la Asamblea Mundial de Piriápolis (2022).

¿Cuáles son las consecuencias de la guerra en Ucrania para los grupos de Europa del este y para el conjunto del movimiento?

Estos dos colectivos permitieron, por un lado, darle la palabra a aquellas y aquellos que viven de cerca el conflicto: Natalia, la directora del grupo ucraniano Oselya, y Grigory, delegado nacional de Ucrania, recordaron las dificultadas a las que se enfrenta el grupo desde el comienzo de la invasión a gran escala, además de los peligros de una victoria de Rusia sobre Ucrania. De igual modo, los grupos polacos, georgianos y rumanos hablaron de los peligros que representa la Rusia de Putin para las libertades individuales, la libertad de asociación y el trato de las minorías y las personas vulnerables. El término «resistir», tal y como dijera el Abbé Pierre durante la Segunda Guerra Mundial, surgió varias veces durante los debates.

Tras reunir a representantes de grupos provenientes de 10 países diferentes, estos colectivos permitieron escuchar lo que siente todo el mundo respecto al conflicto, en un momento en el que se ha evocado, en el seno de las instancias regionales e internacionales, la postura del Movimiento Emaús frente a conflictos armados.

Habrá un último colectivo en Croacia, en Trogir, a principios de junio: tendremos muy en cuenta las opiniones de nuestros/as amigos/as croatas y bosnios/as, algo menos de 30 años después del conflicto que asoló la región en los 90. Se abordará la cuestión de la reconstrucción en función de su experiencia reciente.

 

¿Qué es un «Colectivo geográfico»?

Los colectivos son encuentros que reúnen cada año a grupos provenientes de una región de Europa, con el fin de hablar de los desafíos ligados a dicha región y tratar la cuestión de la solidaridad europea. Existen tres colectivos:

  • El Colectivo Polonia-Ucrania, que se ha ido ampliando de forma colectiva y que reúne a los grupos Emaús presentes en Polonia, Ucrania, Georgia, Letonia y Lituania.
  • El Colectivo Rumanía que reúne a los tres grupos rumanos.
  • El Colectivo Europa del sureste, que reúne a los grupos de Bosnia-Herzegovina y de Croacia.

Estos tres colectivos se centran en estas regiones de Europa, pero, por descontado, están abiertos a todos los miembros del movimiento que deseen participar. Estos encuentros permiten descubrir otras formas de vivir el modelo Emaús o de abrirse a las problemáticas de otros países europeos.

Actualidad Lucha contra la miseria / Solidaridad

© Emaús Europa

Nuevo Pacto sobre migración y asilo

El 10 de abril, el Parlamento Europeo vota el nuevo Pacto sobre migración y asilo.

Dicho pacto contiene ocho textos, todos con miras a reforzar las fronteras exteriores y a violar la libertad de circulación y residencia.

Normalización de la práctica de deportación

En concreto, estas leyes permitirán deportar, directamente en la frontera, a las personas que no soliciten asilo. A las personas exiliadas se les impedirá presentar sus solicitudes en los países a los que deseen ir y donde podrían rehacer de forma más sencilla su vida, ya sea porque hablan el idioma o porque tienen contactos allí.

Cierre generalizado de fronteras

Aquellas personas que soliciten asilo quedarán encerradas en «centros de clasificación», fuera del territorio o en la propia frontera, a la espera de que se estudie su documentación. Estas clasificaciones, en esencia, se basarán en el criterio de nacionalidad de la persona solicitante, sin tener realmente en cuenta su situación concreta. Durante hasta 12 semanas, a estas personas se les privará de su libertad en estos centros de detención.

Ninguna solidaridad auténtica y externalización de las fronteras

Los países miembros de la Unión Europea (UE) podrán elegir no acoger a una persona solicitante de asilo, pudiendo escoger entre otras muchas alternativas: pagar 20 000 €, aportar recursos humanos para «proteger» las fronteras de la UE (véase enviar guardias fronterizos nacionales a los centros de clasificación europeos) o implementar políticas nacionales para externalizar las fronteras (por ejemplo, llegar a acuerdos bilaterales para expulsar a estas personas a países que, a menudo, violan sus derechos).

«Instrumentalización», otro concepto más para derogar el derecho de asilo

Este pacto presenta un nuevo concepto: la «instrumentalización» de las migraciones. Por consiguiente, si la UE considera que un país no miembro trata de ejercer presión enviando a un gran número de personas exiliadas a sus fronteras, puede decidir suspender por completo el examen de las solicitudes de asilo.

Identificación y toma de las huellas a la fuerza, a partir de los seis años

El sistema Eurodac (base de datos europea que registra las huellas de los/as exiliados/as para identificarlos/as) contará a partir de ahora con un registro (huelleas dactilares y faciales) de los/as extranjeros/as, incluyendo a los menores a partir de 6 años en esta imposición.

Un leve progreso para el trabajo de los/as solicitantes de asilo

Finalmente, una directiva sobre las condiciones de acogida muestra un progreso marginal, dando a los/as demandantes de asilo la posibilidad de trabajar después de 6 meses en el país, en lugar de los 9 actuales. Asimismo, se han mejorado algunas garantías sobre las condiciones de la acogida… Pero tenemos la otra cara de la moneda: la generalización y ampliación de las apelaciones para la asignación de residencia.

ACTUEMOS JUNTOS/AS

¡Emaús Europa se opone firmemente a este texto! Os animamos a movilizaros publicando también vosotros/as en vuestras redes sociales mensajes de oposición a este pacto, acompañados del hashtag #NotThisPact. No olvidéis etiquetar a @emmauseurope para que podamos difundir vuestros mensajes.

Actualidad Defensa de los derechos humanos / Migraciones Unión Europea