Emaús Europa

País

La trazabilidad: ¿una ventaja estratégica para las inciativas de Emaús?

En Europa, cada vez más, las políticas tienen como objetivo instaurar un sistema de responsabilidad ampliada del productor (REP), para la gestión de residuos y el reempleo en diversos sectores como el de la electrónica, el textil o el mobiliario. En la práctica, esto significa que los fabricantes de productos nuevos son responsables desde el punto de vista financiero de la gestión de aquellos productos que hayan agotado su vida útil.  En este marco, nuestros grupos Emaús pueden participar y beneficiarse de financiaciones, amén de otras facilidades para nuestras acciones, gracias a la implementación de la trazabilidad.

Para saber más, nos hemos reunido con Elsa Delouche, encargada de la misión de Trazabilidad y Reempleo en el seno de Emaús Francia. Elsa acompaña a los grupos para poner en marcha una trazabilidad de los donativos.

¿Podrías contarnos qué es la trazabilidad y a qué tipo de «productos» se aplica?

Las definiciones son variadas, pero la que yo utilizo y en la que parece haber consenso es la que sigue: organización y herramientas que permiten conseguir los datos sobre la actividad; un proceso eficaz (simple, accesible y estable).

En el caso de ciertas empresas, son los ecoorganismos* quienes esperan los datos y permiten el acceso a diferentes oportunidades (apoyos financieros, recogida gratuita de desechos, acceso a depósitos). En Francia, y pronto en el resto de los países de Europa, esta será necesaria para los muebles y elementos del mobiliario, juegos/juguetes, artículos de bricolaje y jardinería, electrodomésticos, artículos de deporte y ocio, textil/lavandería/zapatería.

¿Por qué es útil la trazabilidad para los grupos Emaús?

Yo veo la trazabilidad como una oportunidad para los grupos y el Movimiento:

  • Invita a mejorar las condiciones de trabajo, cuestionando las herramientas que se utilizan, las condiciones de seguridad y la ergonomía de los puestos.
  • Permite diversificar las tareas de las personas (ejemplo: usar instrumentos de pesaje).
  • Favorece las competencias de las personas (ejemplo: manejar un software).
  • Contribuye a la gestión de la actividad y a la toma de decisiones, aportando datos objetivos y fiables.
  • Permite que se valore la actividad in situ frente a actores y colaboradores externos, asegurando que visualicen y comprendan el volumen de donativos recibidos y tratados.
  • Reafirma el lugar que ocupa Emaús en la actividad del reempleo, haciendo uso de datos cuantitativos fiables, alimentando a su vez la incidencia política de Emaús Francia y Emaús Europa.

¿Cómo y por qué se pone en marcha la trazabilidad en nuestros grupos? ¿Cómo la practican estos y qué carga les supone?

La Federación Emaús Francia defiende la libertad de los grupos a la hora de utilizar o no la trazabilidad, pero se encarga de sensibilizar a los grupos para que tomen una decisión con conocimiento de causa (los beneficios o no de los que podrían disfrutar). Asimismo, anima a todos los grupos a que definan su método, no aboga por uno solo. Por consiguiente, en la actualidad observamos prácticas muy variadas:

  • Según la elección de empresas a las que seguir: seguirlas todas o seleccionar algunas (a menudo en función de la relación esfuerzo-beneficio).
  • Según el método: ¿Pesar? ¿Contar? ¿Aunar ambos en función de la empresa?
  • Según las herramientas: ¿Apoyo en papel? ¿Software? ¿Unir ambos?

La trazabilidad no supone necesariamente una carga de trabajo extra; todo depende del método y las herramientas que escoja el grupo. De igual modo, no se trata de llevar a cabo nuevas tareas, sino de lograr que nuestras actividades tradicionales de reempleo evolucionen. El objetivo es encontrar una organización para recabar los datos sobre las etapas clave de nuestra actividad, ir recopilando durante la actividad, para luego encontrar herramientas que den pie a una explotación sencilla de los datos.

¿Y desde el punto de vista de España?
Testimonio de Eduardo SÁNCHEZ, director de Emaús Gipuzkoa en el seno del grupo Emaús Fundación Social.

En nuestro grupo, siempre nos ha parecido muy importante poder aportar datos fiables acerca de lo que hacemos con los residuos que tratamos. Consideramos que se trata de una obligación hacia con el público y las entidades públicas y privadas que confían en nosotros para la recogida y gestión de residuos.

Cada vez son más las obligaciones a la hora de asegurar la trazabilidad de los residuos que gestionamos. Las licitaciones de las administraciones públicas para la recogida del textil nos obligan a ello y la legislación actual aumenta las obligaciones que tenemos como gestores de residuos.

Desde hace cuatro años, gestionamos de forma electrónica los documentos medioambientales con las administraciones públicas. Actualmente, hay que firmar un contrato de tratamiento con la entidad que genere el residuo, con el fin de recogerlo con camiones. Además, debemos contar con un documento identificativo en el vehículo de recogida.

Por otro lado, en el caso de los residuos peligrosos, debemos tramitar una notificación de transporte para cada tipo de residuo que se vaya a transportar (cada código requiere una notificación de transporte distinta). Esta notificación nos permite saber qué documentos debe llevar el camión que transporte los desechos peligrosos.

Las exigencias de la normativa europea y la presencia de SCRAP (Chatarra) harán de esta cuestión algo esencial a la hora de responder a las necesidades de las administraciones públicas y de los sistemas colectivos, así como para la información que solicite el público.

 

* Así se les llama en Francia – en el marco de «quien contamina paga» – a las organizaciones financiadas por los productores, encargadas de gestionar el fin de la vida útil de los equipos que comercializan.

Trazabilidad en Emaús Défi (Francia). Crédito: Emaús Europa.

Fuente: Verian para el Parlamento Europeo. Crédito: Parlamento Europeo.

Un preocupante giro a la derecha para el futuro de Europa y de Emaús

El 9 de junio de 2024, la ciudadanía europea eligió a sus diputados/as para los próximos cinco años. Los resultados son claros; se confirma ampliamente la derecha conservadora y la extrema derecha sale reforzada. En cambio, todos los partidos de izquierda han perdido escaños, siendo los ecologistas quienes se han visto más afectados, con una pérdida de 19 escaños.

En el seno de nuestro movimiento, creemos firmemente en una Europa más ecológica, solidaria e inclusiva. Sin embargo, en función de la composición de las futuras alianzas entre grupos políticos, dichas decisiones pueden poner en peligro nuestro compromiso por una sociedad más justa.

Un inquietante auge de la extrema derecha

En Francia, Italia, Austria y Hungría, los partidos de extrema derecha se posicionaron a la cabeza de las elecciones. En otros países como Alemania, Países Bajos, Polonia, Rumanía, Bélgica, República Checa y Letonia, llegaron al segundo puesto.

A nivel europeo, existen dos partidos de extrema derecha (ID & ECR) que, en conjunto, obtuvieron 141 escaños de los 720. Y aunque aún no han formado ninguna alianza, es una posibilidad que no se puede descartar. Actualmente, estos dos partidos ocupan el tercer y quinto puesto de la representación en el Parlamento Europeo. Pero juntos, serían la 2ª fuerza política. Además, aún quedan unos/as 90 diputados/as que no se han unido a ningún partido político. Estos/as, aunque de momento no estén afiliados/as, por norma general se identifican con las ideas de extrema derecha.

La agenda de la extrema derecha, por descontado, se opone a la nuestra en los temas que defiende Emaús: quieren volver a tratar la cuestión del pacto de asilo y migración para hacerlo más liberticida, si cabe, para las personas susceptibles de ser inmigrantes, poner en tela de juicio el Pacto Verde, reducir la presión a Vladimir Putin. 

Un refuerzo importante de la derecha europea

Sin lugar a duda, los grandes vencedores de estas elecciones son los cargos electos pertenecientes al grupo político de la derecha conservadora europea (PPE). Con, al menos, 190 escaños de los 720, son ahora el primer grupo político del Parlamento Europeo. Teniendo en cuenta las prioridades de este partido, el mensaje que se envía a Europa es claro: prioridad para el crecimiento y la economía competitiva, crispación respecto a la inseguridad, menos atención a la ecología y poca ambición social.

¿Queda esperanza?

En los Países Bajos, a pesar de que la extrema derecha ganara las legislativas a principios de año, ha sido la alianza de los grupos socialdemócratas y los verdes la que se ha colocado en cabeza en las elecciones europeas. En Finlandia, la extrema derecha solo ha conseguido un escaño, clasificándose en sexta posición, pese a su presencia en el gobierno. En Portugal, han sido los socialdemócratas quienes han determinado las elecciones, mientras que la extrema derecha solo ha conseguido dos escaños de los veintiunos. En Suecia, los socialdemócratas han ocupado el primer puesto, relegando a la extrema derecha a un cuarto puesto, con tan solo tres escaños de veintiuno. En Dinamarca, los socialdemócratas llegan en cabeza, en tanto que la extrema derecha acaba en quinta posición con un solo escaño.

A la espera de que se creen alianzas y se designen los puestos clave

Ahora, los/as diputados/as deben constituir grupos políticos antes de la próxima plenaria del Parlamento Europeo, que se celebrará el próximo 16 de julio. Con motivo de dicha ocasión, elegirán los comités temáticos de los que quieren formar parte.

Los/as jefes/as de Estados europeos deberán presentar a su candidato/a a la presidencia de la Comisión Europea durante la plenaria del 28 de julio. Serán los/as parlamentarios/as quienes validen o no dicha elección.

Una vez elegido/a, el o la presidente/a deberá formar el colegio de Comisarios europeos, a partir de los 27 comisarios nombrados por los Estados miembros, uno por país. El Parlamento Europeo podrá buscar a sus futuros/as comisarios/as, para posteriormente votar para validar o no esta elección en el mes de octubre.

La presidente saliente de la comisión, Ursula Von der Leyen, competirá para retomar su puesto. A pesar de ser parte de las filas de la derecha conservadora del PPE, apoyó el Pacto Verde cuando los partidos que apoyan la ecología suponían una mayor fuerza política. ¿Olvidará por completo estos desafíos tras la nueva composición del Parlamento?

ELECCIONES EUROPEAS: UN DESAFÍO CRUCIAL PARA EMAÚS

Entre el 6 y el 9 de junio de 2024, la ciudadanía de la Unión Europea elegirá a los/as diputados/as que les representarán en el Parlamento Europeo durante los próximos 5 años. Estas elecciones determinarán en gran medida cómo será la Europa de esos años.

Emaús se moviliza

Con el objetivo de sensibilizar acerca de los desafíos que afectan a nuestras actividades y valores para las elecciones europeas, Emaús Europa se ha implicado en diferentes planes, con el fin de concienciar sobre estas elecciones y su importancia para Emaús.

  • Nuestros grupos abren sus puertas a los/as candidatos/as que deseen descubrir nuestras actividades. Les invitamos a visitar nuestros locales, a comprender nuestro trabajo y a saber reconocer los desafíos a los que hacemos frente.
  • Emaús Europa ha redactado dos documentos sobre su postura, que incluyen nuestras recomendaciones en cuanto a la acción para el próximo mandato y que, de igual modo, presenta un desplegable para movilizar al mayor número posible de personas.
Propuestas generales – versión corta Propuestas detalladas – Versión larga

 

Europa como nivel de decisión esencial para las actividades de Emaús

Las políticas de la Unión Europea (UE) desempeñan un papel determinante en nuestro día a día, teniendo influencia, entre otros, sobre la moneda, nuestra circulación entre países o nuestra agricultura.

En el caso de Emaús, prácticamente toda nuestra actividad se ve influenciada por las leyes europeas.

La UE, Emaús y la Economía circular, social y solidaria

Las políticas europeas desempeñan un papel crucial en las actividades cotidianas de los grupos Emaús, sobre todo en lo que respecta a la recogida, clasificación, reempleo y reciclaje. Las directivas de la Unión Europea sobre la gestión de desechos incluyen en su marco la recogida y la clasificación, afectando así tanto al porcentaje de reempleo que se puede realizar en el país, como a nuestras prácticas. A modo de ejemplo, la recogida selectiva de textil será obligatoria en todos los países de Europa en 2025. Emaús Europa aboga por un lugar destacado en sus políticas para el reempleo y los actores de la Economía social y solidaria.

La UE, Emaús y la lucha contra la pobreza y sus causas

A pesar de que la Unión Europea no puede intervenir directamente en las políticas sociales de sus Estados miembros, esta ha reforzado hace poco su marco legislativo con el fin de promover los derechos sociales. Esto es así con miras a fomentar una convergencia de las políticas nacionales y a movilizar los recursos financieros necesarios. Por ejemplo, la UE adoptó un Pilar europeo de los derechos sociales, acompañado de un plan de acción ambicioso, sobre todo en cuanto a la lucha contra el sinhogarismo y a establecer un salario mínimo. Emaús Europa está muy comprometido con la Red europea antipobreza (EAPN) y milita para garantizar a todo el mundo el acceso a la protección social y a un ingreso mínimo que represente, al menos, el 60 % del nivel medio de vida en cada Estado miembro. La UE puede actuar en otros ámbitos relacionados con las causas de la pobreza, como pueden ser el acceso a la energía, a la sanidad, a una vivienda digna o incluso al mundo digital. Véase el Pacto verde europeo que apoya las políticas de renovación energética de los edificios; nosotros actuamos para que se beneficie en primer lugar a las personas más pobres.

La UE, Emaús y la acogida de personas exiliadas

Una de las grandes responsabilidades de la Unión Europea es la de las políticas migratorias. Tiene influencia directa en la gestión de las fronteras y en cómo a las personas exiliadas se les acoge, se les trata y se les integra en las sociedades europeas. Por desgracia, durante estos últimos años, la UE ha orientado sus políticas a reforzar el cierre de sus fronteras y a la no acogida de las personas exiliadas. Este desastroso rumbo político acarrea consecuencias dramáticas para la vida de estas personas que llegan a Europa. Emaús se opone firmemente a este enfoque político y defiende la libertad de circulación y nuestra visión de acogida incondicional.

 

La extrema derecha: una amenaza para las actividades de Emaús en Europa

Existe una preocupación mayor en cuanto al auge de los partidos de extrema derecha, que representan una seria amenaza para organizaciones como Emaús, en concreto en lo referente a la acogida incondicional, pero también para nuestras actividades de lucha contra la precariedad. Es crucial que nos resistamos con firmeza a la influencia de partidos que se caracterizan por el racismo y la xenofobia, que enfrentan a los pobres contra los pobres.

 

¿Sois miembros de Emaús Europa? No dudéis en consultar las novedades de la página específica para las elecciones europeas en nuestro espacio miembro.

Contactos
Manon Gaham, encargada de incidencia política y sensibilización: manon.gaham@emmaus-europe.org
Eve Poulteau, delegada general: eve.poulteau@emmaus-europe.org

Nuevo Pacto sobre migración y asilo

El 10 de abril, el Parlamento Europeo vota el nuevo Pacto sobre migración y asilo.

Dicho pacto contiene ocho textos, todos con miras a reforzar las fronteras exteriores y a violar la libertad de circulación y residencia.

Normalización de la práctica de deportación

En concreto, estas leyes permitirán deportar, directamente en la frontera, a las personas que no soliciten asilo. A las personas exiliadas se les impedirá presentar sus solicitudes en los países a los que deseen ir y donde podrían rehacer de forma más sencilla su vida, ya sea porque hablan el idioma o porque tienen contactos allí.

Cierre generalizado de fronteras

Aquellas personas que soliciten asilo quedarán encerradas en «centros de clasificación», fuera del territorio o en la propia frontera, a la espera de que se estudie su documentación. Estas clasificaciones, en esencia, se basarán en el criterio de nacionalidad de la persona solicitante, sin tener realmente en cuenta su situación concreta. Durante hasta 12 semanas, a estas personas se les privará de su libertad en estos centros de detención.

Ninguna solidaridad auténtica y externalización de las fronteras

Los países miembros de la Unión Europea (UE) podrán elegir no acoger a una persona solicitante de asilo, pudiendo escoger entre otras muchas alternativas: pagar 20 000 €, aportar recursos humanos para «proteger» las fronteras de la UE (véase enviar guardias fronterizos nacionales a los centros de clasificación europeos) o implementar políticas nacionales para externalizar las fronteras (por ejemplo, llegar a acuerdos bilaterales para expulsar a estas personas a países que, a menudo, violan sus derechos).

«Instrumentalización», otro concepto más para derogar el derecho de asilo

Este pacto presenta un nuevo concepto: la «instrumentalización» de las migraciones. Por consiguiente, si la UE considera que un país no miembro trata de ejercer presión enviando a un gran número de personas exiliadas a sus fronteras, puede decidir suspender por completo el examen de las solicitudes de asilo.

Identificación y toma de las huellas a la fuerza, a partir de los seis años

El sistema Eurodac (base de datos europea que registra las huellas de los/as exiliados/as para identificarlos/as) contará a partir de ahora con un registro (huelleas dactilares y faciales) de los/as extranjeros/as, incluyendo a los menores a partir de 6 años en esta imposición.

Un leve progreso para el trabajo de los/as solicitantes de asilo

Finalmente, una directiva sobre las condiciones de acogida muestra un progreso marginal, dando a los/as demandantes de asilo la posibilidad de trabajar después de 6 meses en el país, en lugar de los 9 actuales. Asimismo, se han mejorado algunas garantías sobre las condiciones de la acogida… Pero tenemos la otra cara de la moneda: la generalización y ampliación de las apelaciones para la asignación de residencia.

ACTUEMOS JUNTOS/AS

¡Emaús Europa se opone firmemente a este texto! Os animamos a movilizaros publicando también vosotros/as en vuestras redes sociales mensajes de oposición a este pacto, acompañados del hashtag #NotThisPact. No olvidéis etiquetar a @emmauseurope para que podamos difundir vuestros mensajes.